22489873_1713196758731570_3198675140845873301_n.png

LOS SINDICATOS Y LA EDUCACIÓN PARA EL DESARROLLO?

La educación para el desarrollo es un proceso de aprendizaje activo, basado en valores de solidaridad, igualdad, integración y cooperación. Permite a las personas pasar del conocimiento básico de las prioridades de desarrollo internacional y desarrollo humano, a la comprensión de las causas y efectos de los problemas mundiales, a la involucración personal y la toma de acciones informadas. Promueve la participación total de todos/as los/las ciudadanos/as en la erradicación de la pobreza mundial y la lucha contra la exclusión. Busca fomentar políticas económicas, sociales,

medioambientales y de derechos humanos nacionales e internacionales más justas y sostenibles. Es también lo que significa hoy en día ser parte del movimiento sindical.

Los sindicatos en Irlanda, Reino Unido, Noruega, Suecia, España, Italia y Bélgica son particularmente activos en el área de la educación para el desarrollo, aunque también se han realizado algunas actividades sindicales en este campo en Austria y Chipre.

Los sindicatos son actores importantes en la educación sobre desarrollo de los/las afiliados/as y el público en general. El movimiento sindical internacional está en condiciones de movilizar a alrededor de 175 millones de miembros en todo el mundo para recabar apoyo para el enfoque basado en los derechos del desarrollo, como parte de su campaña por una mejora sostenible de las condiciones de vida de sus miembros, sus familias y sus comunidades en todo el mundo. El Congreso de Sindicatos del Reino Unido (TUC) cree que el movimiento sindical tiene un papel importante que desempeñar a la hora de mantener y aumentar el apoyo público al desarrollo, p.ej. cumplir el objetivo de la ONU de destinar el 0,7% de la RNB a la cooperación al desarrollo, escribió el TUC en respuesta a la encuesta sobre la educación para el desarrollo de la RSCD.

La ED debe favorecer el conocimiento de las realidades y las causas que explican y provocan la existencia de la pobreza y la desigualdad y condicionan nuestras vidas como individuos pertenecientes a cualquier cultura del planeta, facilitando una comprensión crítica de las interrelaciones económicas, políticas, sociales y culturales entre el Norte y el Sur, promoviendo en nuestros niños y niñas, jóvenes y personas adultas, valores y actitudes relacionados con la solidaridad, la justicia social, la búsqueda de vías de acción para alcanzar el desarrollo humano y fortalecer actitudes críticas y comprometidas con estas causas para ir avanzando hacia una ciudadanía global, la justicia mundial, la equidad y la consecución de los derechos humanos y para ello requiere la utilización de metodologías basadas en la investigación-acción-reflexión que a través de procedimientos participativos, interactivos, creativos, dinámicos, dialógicos y cooperativos promuevan el pensamiento crítico y la ciudadanía global
.
En definitiva la ED es un “Proceso educativo (formal, no formal e informal) constante encaminado, a través de conocimientos, actitudes y valores, a promover una ciudadanía global generadora de una cultura de la solidaridad comprometida en la lucha contra la pobreza y la exclusión así como con la promoción del desarrollo humano y sostenible”. Estrategia de Educación para el desarrollo de la Cooperación española (Ortega 2007)
Las cuatro dimensiones, no excluyentes e interrelacionadas, a través de las que se desarrolla la ED son:
• Sensibilización. Una acción de concienciación basada en la transmisión de información, desde un enfoque de derechos y de género, con hincapié en el desarrollo de aquellas competencias que permitan alertar sobre las causas de la pobreza, su relación con las vulneraciones de derechos y las estructuras que la perpetúan, así como un conocimiento más amplio de las realidades del Sur y de la interdependencia y la globalización, también de las prácticas y actuaciones que inciden o pueden incidir en los procesos que generan desigualdades.
• Formación sobre el Desarrollo. Se trata de un proceso educativo dirigido a un público objetivo claro hacia el que se orientan metodologías educativas específicas que desarrollan competencias cognitivas, procedimentales y actitudinales.
• Investigación para el desarrollo. Pieza clave en un modelo de transformación, permite analizar en profundidad la problemática del desarrollo y fundamentar propuestas. Las prácticas de ED deben estar basadas y cimentadas en esta dimensión. Su metodología de trabajo se basa en las técnicas de investigación social, con especial énfasis en aquellas que promueven la investigación-acción.
• Movilización social. Expresión más notoria de la participación activa de la ciudadanía, posibilita su protagonismo directo en la lucha contra la pobreza y la promoción del desarrollo humano,. favorece la participación ciudadana en los procesos de cambio de políticas y transformación de estructuras sociales, económicas y/o política

0
0
0
s2sdefault

Social